¿Cómo evitar el tabaquismo?

Consejos sobre por qué y cómo evitar el tabaquismo en adolescentes.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el tabaquismo representa un problema de salud pública debido a que se coloca como la segunda causa de muerte a nivel mundial. Este padecimiento provoca 8 millones de decesos anualmente, de los cuales cerca del 20% corresponde a los fumadores pasivos. Es por ello que este contenido te ofrece información útil para saber cómo evitar el tabaquismo y así crear un ambiente más saludable para las generaciones venideras.

Panorama generacional del tabaquismo en México

Como un efecto de la densidad poblacional, el consumo de tabaco se concentra principalmente en las áreas urbanas, prevaleciendo entre las edades de 15 a 65 años. Es indispensable tomar en cuenta la conexión que existe entre generaciones, debido a que la etapa de la adolescencia en la mayoría de los casos, es el período inicial de este hábito el cual se va manteniendo durante el desarrollo corporal y cognitivo.

Si bien el periodo de inicio del consumo de tabaco ha mostrado una transformación considerable, tomando en cuenta que la etapa de inicio en 1930 era de 16 años y descendió a los 20 años en 1978, la Encuesta Mundial sobre Tabaquismo en Jóvenes estima que en el contexto del siglo XXI, el 15% de los estudiantes de secundarias en México ha probado los cigarrillos antes de los 13 años de edad.

Tabaquismo en jóvenes y adolescentes

Cerca de un millón de adolescentes mexicanos de zonas urbanas y rurales cuya edad oscila entre los 12 y 17 años de edad, son fumadores activos, el 86% de ellos consume de 1 a 5 cigarros al día

Pero, ¿Qué pasa en tu cuerpo cuando consumes tabaco en esta o cualquier etapa de tu vida? Una vez que el tabaco ingresa a tu organismo, se abre un campo de posibilidades de adicción debido a que es la nicotina la que genera la dependencia hacia este producto. 

Asimismo, la llegada del alquitrán forma una capa pegajosa que daña el interior de tus pulmones hasta poder producir un tipo de cáncer. Mientras tanto, el amoniaco potencia la dependencia al cigarro, a la vez que genera irritación en tu lengua y garganta. 

Por otro lado, el arsénico, un elemento químico utilizado comúnmente como veneno para ratas y el formaldehído, usado para conservar cadáveres, ambos hallados igualmente en el tabaco industrial, desgastan tu piel, ojos, nariz y garganta hasta poder provocar varios tipos de cáncer

Estos y otros químicos altamente peligrosos son los que ponen en riesgo a tu organismo cuando decides reforzar el hábito del tabaquismo. Algunos padecimientos que se pueden desarrollar desde la adolescencia hasta los años posteriores como un efecto de esta costumbre, son los siguientes:

     •Enfermedades en las encías: gingivitis y periodontitis.

     •Enfermedades oculares: degeneración macular, cataratas, pérdida de visión o ceguera.

     •Mayor riesgo de infecciones: enfisema pulmonar, bronquitis crónica, úlcera gastrointestinal, etc.

     •Alto riesgo de padecer diabetes.

     •Osteoporosis, huesos debilitados y por ende, riesgo de fracturas.

     •Sarpullido y otros tipos de problemas en la piel: psoriasis, hidradenitis supurativa, alopecia, etc.

     •Arrugas prematuras.

     •Accidentes cardiovasculares y cerebrovasculares.

Cabe destacar que con respecto de la pandemia actual por SARS-CoV-2, el problema de salud pública del tabaquismo ha adquirido nuevos preocupantes matices, puesto que un estudio realizado por científicos de la Universidad de Hong Kong y la Universidad de Zhejiang, en Hangzhou, China, revela que las gotículas (partículas de fluido como la saliva) pueden mantenerse por mayor tiempo en el aire gracias a las partículas del humo del cigarro y de los aerosoles, facilitando el contagio. 

Medidas de prevención del tabaquismo

Como una vía de resolución a esta problemática, México se ha convertido en el primer país de América en aprobar el Convenio para el Control del Tabaco (CMCT) de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las medidas de prevención llevadas a cabo a nivel estatal y las recomendaciones hacia el consumidor son las siguientes:

     •Aumento de impuestos al consumo de tabaco.

     •Mantención del aumento de impuestos para todo tipo de marcas.

     •A mayor inflación, mayor el precio de este producto.

     •Fortalecer las vías de difusión respecto a los problemas de salud que produce el tabaquismo.

     •Concientizar el impacto que este consumo tiene en tus finanzas.

     •Erradicación de lugares para fumar en espacios públicos cerrados.

     •Prohibición de la publicidad que promueva este hábito.

     •Ampliar los canales de ayuda a las personas adictas al tabaco.

     •Si buscas dejar de fumar, retrasa el deseo con distracciones.

     •Realiza actividades físicas para estimular la producción de dopamina.

     •Practica técnicas de relajación y respiración.

     •Gestiona inteligentemente los factores de desencadenamiento como los fumadores en fiestas.

     •Recuerda los beneficios y valora el sentido de recompensa tras abandonar este consumo.

     •Mastica algo como respuesta inmediata a la ansiedad.

Mantente fuerte con VRIM

Ahora que ya conoces las razones para enfrentar está problemática y cuáles son las medidas para saber cómo evitar el tabaquismo, agenda tu consulta con VRIM. Adquiere tu tarjeta de membresía de gastos médicos menores con la cual puedes acceder a atención médica las 24/7 ya sea a domicilio, vía telefónica o por videollamada

Porque es importante tener una buena salud, VRIM te ofrece consultas con la red de especialistas más grande de México, la cual abarca más de 100 especialidades y subespecialidades en más de 250 ciudades del país.

Con VRIM, tu futuro está claro

 

 

 

 

 

Bibliografía

  1. http://www5.diputados.gob.mx/index.php/esl/Comunicacion/Boletines/2020/Septiembre/09/4069-Cada-ano-mueren-en-Mexico-51-mil-personas-por-consumo-del-tabaco 
  2. https://www.who.int/fctc/reporting/party_reports/mexico_annex2_economy_of_tobacco_and_taxes_in_mexico.pdf 
  3. https://www.scielosp.org/article/spm/2006.v48suppl1/s91-s98/ 
  4. https://archivos.pap.es/files/1116-588-pdf/613.pdf https://www.nytimes.com/es/2020/08/01/espanol/opinion/coronavirus-aire.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.