Wellness: Una forma de prevenir la diabetes

Explora cómo un enfoque centrado en el wellness puede ser tu aliado estratégico en la prevención de la diabetes. ¡Transforma tu vida con hábitos saludables y el apoyo continuo de VRIM!

El viaje hacia una vida saludable comienza con un solo paso: la decisión de cambiar. Enfocarse en el wellness no solo mejora tu calidad de vida, sino que también actúa como un escudo protector contra la diabetes. En VRIM, te brindamos la guía y el apoyo necesarios para iniciar este viaje transformador, potenciando tu salud y bienestar general.

La conciencia es el primer paso hacia el cambio

Si te preguntas, “¿Se puede prevenir la diabetes?”, la respuesta es un rotundo “¡Sí!”. Adoptar un estilo de vida enfocado en el wellness te permite estar más consciente de tu salud y reducir significativamente el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Este enfoque incluye aspectos cruciales como la dieta adecuada, una rutina de ejercicios consistente y el manejo eficaz del estrés.

La transformación no ocurre de la noche a la mañana, y cambiar hábitos arraigados puede ser un desafío. Sin embargo, los estudios científicos confirman que vale la pena: incluso en las etapas tempranas de la diabetes tipo 2, es posible revertir la enfermedad con cambios en el estilo de vida.

Nunca es tarde para empezar: Claves para un estilo de vida saludable

¿Listo para un cambio? Aquí, en este artículo, desglosamos cómo los principios del wellness te ayudan a mantenerte en el camino correcto hacia una salud óptima. Desde perder peso hasta dejar el tabaco, cada paso cuenta en tu viaje hacia el bienestar y la prevención de la diabetes.

  1. Adiós al sobrepeso: Tu salud vale más

La obesidad es uno de los factores de riesgo más relevantes para el desarrollo de diabetes tipo 2. Por lo tanto, es importante desmantelar esto. Sobre todo, una gran circunferencia de cintura es peligrosa, porque es un signo seguro de que la grasa también se ha acumulado alrededor y en los órganos internos. El hígado graso en particular juega un papel importante en el desarrollo de la diabetes tipo 2. La grasa abdominal es, sin duda, una de las formas “maliciosas” de la obesidad. Vale la pena declararle la guerra a esto. Seguramente te sentirás mejor después.  

  1. Actividad física: Más allá del ejercicio

El movimiento debe ser un poco extenuante y sudoroso. Asegúrese de moverse con la mayor frecuencia posible en la vida cotidiana. Esto comienza con cosas tan simples como subir las escaleras (en lugar de tomar el ascensor). Vaya en bicicleta al trabajo o bájese temprano y camine el resto del camino. Los “tiempos de teléfono inalámbrico” permiten levantarse y caminar por el apartamento al realizar una llamada. ¡Recuerda que cada paso cuenta! El entrenamiento con pesas y los deportes de resistencia (ciclismo, natación) se consideran especialmente eficaces. Efectos secundarios positivos: mayor bienestar a través de una mejor condición física y, a menudo, un peso corporal más bajo. 

Wellness

  1. Alimentación consciente: Nutrición a tu medida

Una dieta variada, baja en calorías provenientes de grasas y alcohol, y rica en alimentos de origen vegetal, es preventiva contra la diabetes tipo 2. Las fibras dietéticas son tus aliadas, al igual que una dieta abundante en verduras, frutas y productos integrales. En VRIM, nuestros nutriólogos están listos para diseñar un plan alimenticio que atienda tus necesidades específicas, garantizando resultados óptimos.

  1. Atención a las grasas ocultas 

Las salchichas en particular contienen una gran cantidad de grasa. Concéntrese en una dieta basada en plantas que no incluya carne y salchichas todos los días. Muchos tipos de queso también contienen mucha grasa y suponen una alta carga energética. Cuando se trata de productos cárnicos y embutidos, así como queso, elija las variantes bajas en grasa. El pescado (por ejemplo, salmón, atún, caballa) es muy recomendable para una dieta equilibrada debido a su composición en proteínas y grasas. Sin embargo, los ácidos grasos omega-3, originalmente considerados tan importantes para la prevención y el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, no pudieron confirmarse en análisis científicos más recientes. 

  1. Evita los refrescos

La limonada, los refrescos de cola y los jugos de frutas son montañas de azúcar líquida y elevan los niveles de azúcar en la sangre y de insulina, lo que no solo contribuye significativamente al sobrepeso y la obesidad, sino que también promueve la resistencia a la insulina y, por lo tanto, puede conducir a la diabetes. Por cierto: las versiones light endulzadas de refrescos de cola, gaseosas y compañía tampoco son alternativas, porque también aumentan este riesgo. Por lo tanto, los refrescos siempre deben ser una excepción. Beber al menos 1,5 litros de agua al día. Es mejor tener una botella de agua al alcance en el lugar de trabajo.       

  1. Café: Un aliado inesperado

Los estudios demuestran que el café puede tener un efecto protector. Al menos 4-7 tazas de café al día, incluso descafeinado, pueden reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en un 25 por ciento. Importante aquí: el tiempo. Por lo que es más efectivo si el café se toma a la hora de comer. 

  1. Dile adiós al tabaco

Fumar o la nicotina es un importante factor de riesgo de diabetes. Dejar de fumar reduce el riesgo de diabetes tipo 2 entre un 30 y un 50 por ciento. Las sustancias nocivas, como el monóxido de carbono, pueden tener un efecto perjudicial sobre el tejido adiposo, como el páncreas. El resultado: el metabolismo se ve afectado negativamente por la reducción de la actividad de la insulina. Fumar es “el” asesino de los vasos sanguíneos y cancerígeno. 

  1. Mantener la presión arterial normal

Esto reduce el riesgo de complicaciones peligrosas de la diabetes. La presión arterial alta en combinación con niveles elevados de azúcar en sangre y un trastorno del metabolismo de los lípidos (colesterol LDL alto) provocan daños en los vasos sanguíneos pequeños (riñones, ojos, corazón, nervios, cerebro) y los vasos sanguíneos grandes (= arteriosclerosis) en el corazón, cerebro, piernas y riñones. 

  1. Duerme lo suficiente

La falta de sueño y el sueño perturbado tienen un efecto negativo sobre los niveles de azúcar en la sangre, la acción de la insulina y la liberación de insulina. Los trastornos graves del sueño, incluido el llamado síndrome de apnea del sueño, están estrechamente relacionados con la diabetes. 

 

Diabetes

  1. Manejo del estrés: Encuentra tu centro

Las hormonas del estrés hacen que aumenten los niveles de azúcar en la sangre. Por lo tanto, trate de reducir las fuentes innecesarias de estrés o, en la medida de lo posible, evítelas por completo. En tiempos de constante estrés comunicativo, los descansos y los tiempos de inactividad son de fundamental importancia para mantenerse saludable. Las técnicas de relajación como el entrenamiento autógeno, los ejercicios de respiración, el yoga, pilates o la relajación muscular progresiva se pueden aprender y son una buena forma de afrontar situaciones de estrés. El deporte o el ejercicio en la naturaleza, un buen libro o ir a un concierto también son formas probadas de desconectar los pensamientos circulares que a menudo causan estrés.  

Adoptar un estilo de vida centrado en el wellness es un viaje personal y único. En VRIM, estamos comprometidos a proporcionarte las herramientas, recursos y apoyo continuo que necesitas para tomar control de tu salud y prevenir la diabetes. Desde ajustes dietéticos hasta consejos de estilo de vida, nuestros expertos están aquí para guiarte en cada paso del camino.

Explora los beneficios de vivir bien y descubre cómo, con pequeños cambios diarios, puedes marcar una gran diferencia en tu salud. ¡Tu viaje hacia el wellness comienza hoy con VRIM!

 

Adquiere tu tarjeta digital
de descuentos médicos y
gastos médicos menores

Escanea el código